El Centro Ocupacional Azuer, al lado de sus usuarios a pesar de la distancia

Fuente: Ayuntamiento de Daimiel

El Centro Ocupacional Azuer está en permanente contacto con sus usuarios y sus familias para ayudarles a que el aislamiento domiciliario no rompa del todo las dinámicas que realizaban en el centro. Durante estos más de dos meses, la dirección y las profesionales del servicio, junto a la concejalía de Servicios Sociales de Daimiel, han establecido un protocolo que, por diferentes vías, ha buscado detectar las principales necesidades de los usuarios y actuar en consecuencia.

Un contacto al que están ayudando las herramientas tecnológicas, pero que también se ve limitado porque algunas familias no las tienen a su alcance o no las manejan habitualmente. Por ese motivo, la concejala de Servicios Sociales, Alicia Loro, ha aprovechado la comparecencia en los medios de comunicación para mandar un mensaje de ánimo y cercanía, y así sean conscientes de que “estamos pensando en ellos en todo momento”.

Una preocupación que ha tenido como prioridad el conocimiento de su estado de salud y que, “desde el minuto cero”, se ha focalizado en acondicionar el centro para estar preparados de cara a una reapertura que todavía no tiene un calendario fijo. Loro ha recordado que el edificio, al igual que el resto de dependencias municipales, se desinfectó por una empresa especializada. Los profesionales han recibido el material necesario para sus EPIS y durante esta semana se están formando en la prevención de riesgos sobre la COVID-19 en un curso dirigido a todos los trabajadores municipales.

Antes de dar paso a la directora del Centro Azuer, Loro ha agradecido a Ángela Domenech la implicación mostrada y la ha felicitado por la nueva metodología de trabajo que se ha puesto en marcha con los usuarios.

Precisamente la propia Domenech ha detallado los proyectos y las actividades realizadas para estar lo más cerca posible de los usuarios ante un escenario para el que “no estábamos preparados”. La directora reconocía que el trabajo de su centro, como el del resto del entorno, está diseñado para “trabajar con los usuarios en el centro, no en sus domicilios”.

Sin embargo, se ha reaccionado teniendo “como prioridad absoluta” la detección de sus necesidades con un contacto individual y en otras ocasiones con videollamadas grupales. “Somos un centro muy social, y los usuarios echan de menos ese contacto. Gracias a estas videollamadas, se han podido ver y han podido hablar, y les ha venido estupendamente”, destacaba.

A partir de ahí, se les ha pedido que mandasen vídeos donde “aparecieran arreglados”, una invitación para que subiera su autoestima y que igualmente lleva aparejado su autocuidado e higiene, que puede verse perjudicado por el confinamiento. Además, los profesionales, dependiendo de su área, les han mandado vídeos con ejercicios físicos o terapéuticos para ‘Estar un poco más cerca’, y en otra actividad denominada “Un sobre para ti”, se las han enviado fichas de tipo cognitivo o con información sobre la COVID-19.

En los próximos días se pondrá en marcha otro proyecto que, con el nombre “Volando juntos”, los animará a hacer casitas de madera que después se colgarán en algunos árboles de la localidad. Desde el taller de carpintería se les llevará el material a casa y así tendrán una ocupación más manual, como ellos nos han demandado, explicaba Domenech.

Sobre la reapertura del centro, la directora del Azuer señalaba que no hay nada concreto, pero “eso no quiere decir que no estemos trabajando para hacerlo cuando sea posible”. En ese sentido, señalaba que se mantienen contactos frecuentes con otros centros para valorar alternativas y que dentro del edificio ya se han reestructurados algunos espacios y se ha colocado cartelería adaptada a todos los usuarios, que en algunos casos no saben leer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!

Please enter your name here