Pepe Berja seguirá en el banquillo de La Moheda

Cuando hay disponibilidad todo es más sencillo. La Junta Directiva quería y el interesado también, así que la renovación de Pepe Berja como entrenador del CF La Solana fue como una gota de aceite en la garganta. El acuerdo verbal es un hecho confirmado por ambas partes, que ya trabajan en la configuración del nuevo proyecto deportivo, un desafío que llega plagado de enigmas.

La renovación de Berja se veía venir. La temporada discurría por un cauce limpio, con el equipo en mitad de la tabla y 39 puntos que garantizaban virtualmente la permanencia. Los más optimistas incluso elucubraban con metas mayores, sobre viendo la solidez defensiva del equipo y su reconciliación con el gol. A la marcha deportiva se unía la económica, con el presupuesto bien atado hasta completar la campaña.

El frenazo a la liga fue un jarro de agua fría. Y fue ahí cuando apareció la verdadera cohesión de ese vestuario. Los propios futbolistas remitieron un escrito al club indicando que sólo cobrarían el mes de marzo, renunciando motu proprio al resto de emolumentos. Tan solo el delantero canario Said, que había llegado en el mercado de invierno, rechazó ese consenso y el club se vio obligado a negociar su finiquito. Tanto el club como Pepe Berja han elogiado la actitud general de la plantilla, que demostró así su compromiso y su comprensión ante una situación tan excepcional.

El objetivo, ahora, es comenzar el carrusel de conversaciones con futbolistas e ir atando las primeras renovaciones, amén de posibles incorporaciones. Un proceso que arranca con no pocas incertidumbres, pero que toca afrontar. La Junta Directiva presidida por Patricio Peinado afrontará el tercer año de su mandato sin saber muy bien a qué se enfrenta. Una tónica general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!

Please enter your name here