El Handball Femenino salda con creces una jornada muy exigente

Este fin de semana llegaba la jornada más complicada para las jugadoras de los equipos federados del Handball Femenino, ya que disputaban sus encuentros juvenil y senior fuera de casa en la misma mañana del Domingo. Esta situación obligaba a la entrenadora del conjunto juvenil a dividir su plantilla, ya que como es sabido, la cantidad de bajas producidas en el equipo senior hacen imposible que estas puedan competir a día de hoy, sin el refuerzo de las juveniles.

El encuentro sénior comenzaba a las 10:30 de la mañana, en la localidad de Puertollano a la que acudían con una plantilla de ocho jugadoras (cuatro juveniles y cuatro seniors) dispuestas a no dar facilidades ningunas a las puertollanenses, que marchan líderes en la competición, a pesar de las dificultades. Nada más comenzar el partido, y por si nuestras chicas no tenían ya suficientes contratiempos, las jugadoras de Chema Rico sufrían uno de los episodios más desagradables de la temporada, ya que la pivote Paola Fernández-Pacheco caía al suelo desvanecida en el minuto dos del partido con la suerte de que todo quedó en un susto, pero tuvo que ser retirada del encuentro y quedaron al frente las jugadoras justas para poder disputarlo.

Tras este episodio nada grato, las rosas mostraron dificultades para entrar en el partido, permitiendo durante los siguientes minutos, que las locales se marcharan de la máxima renta que conseguirían en el marcador durante todo el encuentro, con un 1-6. El paso de los minutos hizo que, sobre todo, las más jóvenes fueran entrando poco a poco y aportando su granito de arena, sacando fuerzas y coraje de dónde ya apenas quedaban.

A pesar de todos los obstáculos y contratiempos surgidos, las panteras del equipo senior lucharon con uñas y dientes el partido en el que pusieron entre las cuerdas al líder de la competición en más de una ocasión, poniéndose a tan solo un gol en los últimos minutos del encuentro que finalmente terminó 23 a 20 y que aun deja abiertas todas las puertas. Mientras las jugadoras del equipo senior regresaban, el partido juvenil daba comienzo con un Pabellón del Nuevo Manzanares lleno hasta la bandera. El encuentro comenzó con algo de nervios por parte de las jugadoras de Estefanía Marchán que se veían afrontando este partido con la plantilla quebrada pero aun así la calidad y las tablas que tienen ya en la pista, les permitían mantener el partido a raya, hasta la incorporación de sus compañeras.

El encuentro comenzaba con mucha precipitación en las labores ofensivas, por parte de las
rosas que les obligaba a desempeñar defensas muy firmes y contundentes, acompañadas por una buena actuación bajo palos con las que mantuvieron el casillero rival a 0 hasta el minuto 13.  Las panteras juveniles consiguieron ya en los primeros minutos del partido, parciales importantes de hasta seis goles de diferencia que les permitía coger algo de aire y contrarrestar los nervios provocados por las circunstancias.

Este parcial de 5-11 al descanso, fue el que ayudó a las rosas a llevar una segunda parte en la que tuvieron que luchar contra 4 exclusiones y 5 penaltis en contra, que provocaba que las locales se aproximaran a tan solo dos goles de diferencia. Una renta que duró muy poco, ya que las visitantes pisaron el acelerador para colar un parcial de 0-2 y poder acabar el partido 16 a 20. Un resultado con el que se embolsan dos puntos más que les permiten seguir liderando la clasificación.

La próxima jornada, juvenil y senior reciben al BM. Ciudad Imperial a las 18:00 y 20:00 horas respectivamente en una tarde que promete muy buen balonmano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!

Please enter your name here