Un muy digno Valdepeñas mereció algo más en el Palau

El Viña Albali Valdepeñas sufrió la sentencia de Viernes Santo esperada en el Palau Blaugrana del Barcelona Lassa que le obliga a tener que acudir a la última jornada para conseguir la salvación. Lo que no ha sido tan esperado ha sido la forma de jugar de los hombres de David Ramos, que han creado muchas dudas y han planteado excesivas dificultades al líder de la liga que se estaba jugando ser campeón de la liga regular. A pesar de hacer un buen trabajo, al final la falta de puntería visitante en los momentos clave y la calidad arriba de los de Andreu Plaza decantó un choque con resultado final de 5-1, que para nada refleja la acontecido en la pista. Sea como sea las cuentas están claras y todo quedará a un partido a vida o muerte ante Naturpellet Segovia en el Virgen de la Cabeza la semana que viene.

Y eso que el partido empezaba con en guión más que esperado. Los catalanes monopolizaban la posesión de la pelota buscando un resquicio en la bien plantada defensa en media pista de un Viña Albali que hoy jugaba de amarillo verdoso. No era demasiado el ritmo que le daban los locales al juego, sabedores de que en algún momento llegaría el error de los ciudadrealeños. Lo mismo debían pensar en el otro lado del campo, donde Kike tuvo el primer acercamiento con un remate de cabeza que detuvo Dídac. Iba a ser Sergio Lozano el que diera la réplica en el otro área con un fuerte disparo que se marchó fuera. Y la sorpresa no tardaría en llegar. El técnico visitante sacaba a Dani Santos para hacer las funciones de portero jugador con sólo tres minutos de enfrentamiento. Chino se quedaba en campo propio con el balón esperando la salida de los azulgrana a presionar con clara intención de crear desconcierto. Y se produjo. Kike logra robarle un balón a Lozano y la pelota que le cae a Manu García para que recorte sobre el meta culé y la ponga al fondo de las mallas. El Valdepeñas que daba la sorpresa.

Lástima que ese riesgo que estaban tomando los valdepeñeros también creara inseguridad en algunas acciones. Una de ellas fue un solo minuto después del 0-1,en un robo de Dyego sobre Kike que el brasileño resuelve ante Coro con una picadita de escándalo. Definición de muchísima calidad y de crack, pero tanto regalado que aún así no iba a frustrar los planes de los forasteros. El Barcelona tampoco se volvió loco y siguió buscando la meta de Coro con un lanzamiento de falta al larguero del propio Dyego y un tiro alto de Adolfo. Pero la mayor desgracia para los manchegos llegaría poco después. Adolfo choca con Dani Santos en un bloqueo y deja al ratón con la zona de las costillas muy dolorida. El 10 azulón arrastraba molestias en esa zona tras un fuerte golpe en un entrenamiento y el tarascazo dejaba fuera de juego al futbolista visitante, que se fue en camilla y tuvo que ser trasladado al hospital para detectar si hay alguna lesión. Desafortunado hecho que enfría a un poco a compañeros, rivales y afición. No así a una marea azulona que volvió a acompañar a su equipo a la ciudad condal y a animar hasta el final.

Los de Plaza seguían con su dominio algo estéril y el Albali que encontraba en ese juego de cinco la manera de coger aire y no correr tanto tiempo detrás de la pelota. Partido equilibrado y en el que parecía que se podía competir, pero la diferencia entre ambos equipos no tardaría en aparecer. Manu García tuvo el 1-2 en una indecisión Blaugrana que le dejó sólo delante de la portería, pero su disparo se marchó fuera. Por contra, Sergio Lozano aprovechó la que tuvo en un saque de esquina para con una volea imparable hacer el 2-1. Por estos pequeños detalles se escaparon los tres puntos. Ramos pidió rápidamente tiempo muerto para animar a los suyos y que no se hundiera, aunque Coro tuvo que intervenir en una doble ocasión al final de Aicardo. También Chino tuvo la igualada en un balón franco en transición que mandó arriba cuando Dídac parecía batido. Una pena esa oportunidad, aunque los visitantes seguían metidos de lleno en el partido para el segundo tiempo.

Segundo tiempo en el que el Viña Albali arrancaría algo frío. El Barcelona subió un punto de intensidad y eso le valió para poner más tierra de por medio. Ferrao apareció en el juego de pívot para darse la vuelta ante la oposición de José Mario y colarla entre las piernas de un Coro que estuvo muy cerca de detenerla. De nuevo por muy poco el Valdepeñas sufría otro golpe en el choque, la tónica de los 40 minutos. El pichichi de la liga no lo tuvo nada fácil en la primera parte con sus marcadores, pero en la primera ocasión en la que quedó con un jugador que no es especialista en el cierre la clavó. Además, el brasileño iba a ser lo más destacado de su equipo en la segunda parte, creando problemas a un Mendiola que entró en el lugar de Coro. Con Santos fuera de juego y Pedraza teniendo que formar parte de la rotación, el meta ex del Barcelona ejerció de quinto hombre siempre que su equipo tuvo la pelota. Y cumplió también bajo palos sacando balones a Ferrao o Dyego.

Los minutos pasaban y la oportunidad para los ciudadrealeños tenía que llegar. Los locales bajaron un poco el ritmo tras el minuto 30 y su adversario se lo creyó. Chino tuvo dos ocasiones claras para haber recortado, pero primero Dídac frustró su intento y después su remate se marchó la iendo el larguero. Kike también la tuvo en una pelota picadita que sacó Arthur cuando el 9 ya veía el esférico dentro. Se lo creían los de amarillo que incluso apretaban algo más en la salida de balón culé. A 7 minutos para la conclusión Ramos puso todo en la pista para abordar la remontada y Nacho Pedraza la tuvo en la primera jugada de portero jugador. Al margen de un balón al larguero de Dyego en un tiro de falta directa, las ocasiones fueron del Viña Albali. Dídac siguió alargando la tarde a Chino, Kike la mandó arriba y en la más clara sería Juanan el que se encontrara con el palo, tras un remate de tacón culminando una gran jugada de juego de cinco visitante.

No acertó el Valdepeñas y el castigo llegó en la parte final. En un saque de banda Ferrao se sacó un taconazo que dejó a todos boquiabiertos, incluyendo al propio Ramos que no se podía creer desde el banquillo como les había caído este cuarto tanto que dejaba por imposible la remontada. Aicardo cerraría poco después desde su campo un electrónico de 5-1 que por un lado resultó algo injusto, mientras que por otro también refleja la realidad de los dos equipos. Deber cumplido para el Valdepeñas, que debe esperar al choque de mañana entre Osasuna Magna y Naturpellet Segovia para saber como llega a la última jornada. Llegar por delante de los segovianos en la clasificación será clave para que el empate en el partido de la última jornada sea válido para los azulones. Para ello los de Gacimartín no deben ganar mañana. A esperar y a preparar ya ese asalto final que definirá qué equipo se quedará en la máxima categoría.

Ficha técnica

5- Barcelona Lassa (Andreu Plaza): Didac, Arthur, Sergio Lozano, Marcenio y Ferrao. También jugaron Roger, Aicardo, Adolfo, Rivillos y Boyis.

1- Viña Albali Valdepeñas (David Ramos): Coro, Víctor Montes, Chino, Manu García y Kike. También jugaron Dani Santos, Nacho Pedraza, Zamo, José Mario, Juanan y Lluc.

Goles: 0-1 Manu García 4′; 1-1 Dyego 5′; 2-1 Sergio Lozano 15′; 3-1 Ferrao 24′; 4-1 Ferrao 38′; 5-1 Aicardo 39′.

Incidencias: Partido correspondiente a la 29ª jornada de Primera División de fútbol sala masculino, disputado en el Palau Blaugrana el 19 de abril a las 20:00. Los colegiados Alonso Montesinos y Santander Flamarique amonestaron a Zamo, Kike y Víctor Montes en Valdepeñas.

Fuente foto principal: FCB Fútbol Sala

Dejar respuesta

Please enter your comment!

Please enter your name here