El segunda del BM Alarcos se proclama campeón y confirma el ascenso

Nuevo éxito para el Balonmano Alarcos, esta vez fruto de su cantera. Villafranca salió jugando con siete buscando alguna fórmula para hacer daño desde el principio, pues era mucho lo que tenía que remontar. Pero la defensa alarquista no estaba por la labor de dejarse sorprender y se cerró bien para evitar el juego con los dos pivotes que proponía el ataque rival.

Así las cosas, a poco que el ataque local empezó a afinarse, llegaron las primeras diferencias en el marcador, como el 3-1 del minuto 6 que hacía que los de Javier Laguna jugaran aún más relajados con ya 10 goles de renta en el cómputo total de la final.

La defensa visitante variaba entre el 5:1 y el 6:0, pero Joel desde el lateral derecho leía bien la situación y se hacía con la responsabilidad anotadora como en el 5:2 del minuto diez. Los minutos pasaban y lo hacían a favor del Alarcos y de su cómoda ventaja que se había afianzado en el más dos ya mediada la primera mitad.

A partir de ahí el partido se abroncó bastante con tres exclusiones seguidas y los nervios tomando el protagonismo. Aún así, Alarcos seguía por delante con su renta de dos goles y el Villafranca atacando siempre con la portería vacía, lo que propiciaba goles como el que logró el portero local en el minuto 19 para el 9-7.

Luego un par de errores de los locales llevaron al empate, al tiempo muerto local y a que el Villafranca no solo tomara la delantera sino que forzara, además, una exclusión. Alarcos jugaba con uno menos en el peor momento del partido, 9-10 minuto 24.

En los últimos minutos de primer tiempo, aprovechando una nueva exclusión de los locales, el Villafranca propuso una defensa individual que no logró descentrar a los ciudadrealeños que mantenían el empate en el marcador aunque no pudieron mantenerlo finalmente y se fueron al descanso un gol por debajo, 12-13.

En el comienzo de la segunda mitad, al Alarcos se le apagó la luz en ataque, lo que aprovechó Villafranca para ponerse dos por delante 12-14 (minuto 33), pero seguían atacando con 7 por lo que cada pérdida de balón era gol local, como en el 13-14 que logra Pepe Mora.

El choque estaba embarullado, pero Villafranca no lograba abrir el hueco necesario como para soñar con la remontada y el Alarcos, poco a poco iba funcionando algo mejor en ataque para lograr el empate en el minuto 6 (15-15).

Pasaban los minutos y aunque la visita seguía por delante, nunca se iba más allá de dos goles por encima por lo que los alarquistas podían seguir jugando con cierta tranquilidad. En el minuto 12 Javier Laguna se vio obligado a pedir tiempo muerto ya que Villafranca, con el único argumento ofensivo de su lateral derecho (una pesadilla para la defensa local), se había puesto tres goles por delante 17-20. Había que impedir que el rival empezara a ver la remontada como algo posible.

Nada más salir del tiempo muerto, un 3-0 dejaba el partido en tablas de nuevo y al Villafranca con un hombre menos por una roja directa a uno de sus jugadores. A falta de 10 minutos para el final, el entrenador visitante puso a su equipo a defender en 4:2 buscando una reacción final que diera la vuelta a la situación, pero no les salió. Alarcos mantuvo la calma y me metió en los últimos minutos con empate y posibilidad de llevar el partido además del campeonato que ya tenía en la mano.

El tiempo muerto del entrenador visitante era más para levantar el ánimo de sus jugadores que habían visto como de la ilusión por la remontada habían pasado a ver cómo el conjunto local entraba en los minutos finales por delante en el marcador y con toda la tranquilidad del mundo. Al final 29-29 y la alegría de un nuevo objetivo cumplido. Un ascenso que esperemos que no sea el último de esta temporada en el Alarcos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!

Please enter your name here